Perú
V8

V8

Una colección de rendimiento

Audaz y hermoso

El piloto de carreras australiano Tony DeFelice siente una verdadera pasión por los vehículos que son hermosos y potentes. El operario del equipo Vicious Rumour Racing, DeFelice, compite tanto en carreras de Ferraris como de pruebas controladas de velocidad, y transporta sus vehículos en un sorprendente Scania R 730.

La colección de vehículos de rendimiento de Tony DeFelice es un espectáculo realmente impresionante.

En el interior de una unidad de almacenamiento, en la ciudad de Melbourne, Australia, mantiene varios autos de carreras controladas de velocidad de gran potencia, un Ferrari 458 GT3 de competición, un Ferrari con licencia urbana y, para el transporte de su flota de competición, un Scania R 730 de color rojo brillante.

El equipo Vicious Rumour Racing de DeFelice compite en eventos de carreras GT australianos, así como en eventos para Top Doorslammers, una clase de vehículo de carreras controladas de velocidad. Si bien los dos estilos de competición son radicalmente diferentes, los vehículos en los que el equipo compite comparten varios atributos: todos son potentes, resultan llamativos y se han construido con precisión.

El remolque utilizado para el transporte de los vehículos del equipo, que incluye a Barry, cuñado de Tony, y al ingeniero de pista Phil Hughes, cuenta con un salón, una sala de reuniones y dormitorios de lujo.

Asistencia de Scania

Sin embargo, el remolque queda eclipsado por la unidad tractora de bomberos roja de Scania que se utiliza para el transporte. Su rejilla de motor completa, panel de manija de puerta y marcos de ventana cuentan con un acabado con revestimiento de fibra de carbono, al igual que los depósitos de combustible izquierdo y derecho, de 710 litros y de 320 litros respectivamente. Para compensar la pintura roja brillante, se usaron llantas de color negro mate, con logotipos amarillos de competición pintados con spray en las paredes de los seis neumáticos.

"Los vehículos Scania se conducen igual que un auto de lujo europeo", afirma Barry. "Es cómodo, silencioso y una experiencia impresionante. Me gusta el control de velocidad en descenso y el retarder. Bajar por pendientes muy inclinadas resulta algo muy sencillo, y el interior de la cabina es mucho más silencioso sin el ruido del freno del motor. Se puede mantener una conversación normal sin tener levantar la voz. Los asientos también son buenos, así uno llega a destino totalmente descansado, y eso es excelente para empezar un fin de semana de competición".

Rendimiento sorprendente

DeFelice afirma que quedó asombrado con el rendimiento del Scania R 730 la primera vez que lo condujo. "Si no hubiera visto el remolque en el retrovisor no habría creído que estaba enganchado. Solemos llevar unas 30 toneladas para un fin de semana de competición, lo que no es tanto peso para los estándares de la industria, pero el V8 hace que el viaje sea facilísimo".

DeFelice dice que adora el camión. "Se conduce sin dificultad y, por dentro, tienes la sensación de estar en un Audi A6. Es muy lujoso y prestigioso, y no chilla, traquetea ni rueda como nuestro camión anterior, que se cayó a pedazos a los 80.000 km. También me gusta el aspecto aéreo de la cabina Highline".