Llevame a scania colombia .
Vaya a su sitio del mercado de Scania para más información.
COLOMBIA
Region de ventas
Production units

COMBUSTIBLES ALTERNATIVOS

Reducir la huella de carbono

Para poder ser una de las alternativas renovables de Scania, un tipo de combustible debe cumplir tres criterios fundamentales: debe reducir el CO2, estar disponible en el mercado y a precio adecuado.

HVO

El aceite vegetal hidrogenado (HVO, Hydrogenated Vegetable Oil) es una forma moderna de producir combustibles diésel basados en materiales biológicos de alta calidad sin comprometer la logística del combustible, los motores, los dispositivos de tratamiento posterior de gases o las emisiones de gases.

El HVO se puede crear a partir de distintas fuentes: como aceite usado, aceite de colza, aceite de palma y grasa animal. El uso de estas fuentes de energía tiene un gran impacto en la reducción de los gases de efecto invernadero. En comparación con el diésel estándar, se puede lograr una reducción óptima de CO2 de hasta el 90% en emisiones de CO2.

Biodiésel

El Biodiésel o FAME (Fatty Acid Methyl Ester, metil éster de ácidos grasos) puede obtenerse de diversas fuentes, como el aceite de colza, las plantas o el aceite usado para cocinar. El biodiésel también tiene la ventaja de que es líquido y está disponible en grandes cantidades.

El suministro de biodiésel sostenible se utiliza principalmente para combinaciones con diésel o bien en un formato puro del 100%. En comparación con el diésel estándar, se calcula una reducción óptima de CO2 de hasta el 66% en emisiones de CO2.

Biogás

El biogás se puede obtener a partir de diversas fuentes, pero el método más rentable y sostenible consiste en usar derechos o aguas residuales locales. El biogás está formado por la misma molécula que el gas natural, pero el biogás es renovable y el gas natural es fósil. Ambos se pueden usar en paralelo.

El gas natural licuado/biogás licuado es un gas metano enfriado hasta obtener un estado líquido. El contenido energético volumétrico del gas natural licuado en comparación con el diésel es de 1:1,7. En comparación con el diésel estándar, se calcula una reducción óptima de CO2 de hasta el 90% en emisiones de CO2.

Gas natural

El gas natural es el gas metano que se encuentra en la corteza de la Tierra. Se extrae de depósitos de gas independientes o en conexión con la extracción de petróleo. El gas natural es un combustible fósil, pero dado que la molécula de metano solo contiene un átomo de carbono, la cantidad de CO2 emitida durante la combustión es menor en comparación con el motor diésel estándar.

El gas neutral y el biogás se pueden usar en paralelo. En comparación con el diésel estándar, se calcula una reducción óptima de CO2 de hasta el 20 % en emisiones de CO2.

Bioetanol

El bioetanol es el biocombustible más utilizado actualmente en el transporte. Se trata también del combustible con más probabilidades de poder proporcionar cantidades grandes y sostenibles en el futuro. Una importante ventaja es que es líquido y está disponible en grandes cantidades en todo el mundo.

Se puede obtener a partir de varias materias primas, como la caña de azúcar, el trigo y el maíz. También se pueden usar residuos con un alto contenido en azúcar o almidón, como celulosa o pan. Además, el bioetanol es fácil de producir en comparación con el resto, incluso a pequeña escala. En comparación con el diésel estándar, se calcula una reducción óptima de CO2 de hasta el 90% en emisiones de CO2.

Híbrido

El combustible híbrido funciona con energía eléctrica, en combinación con un biocombustible. Esto reduce considerablemente el consumo de combustible, lo que a su vez contribuye a reducir las emisiones. También reduce el nivel de ruido, por lo que los vehículos híbridos cuentan con beneficios especiales como el permiso para realizar repartos urbanos a primera hora de la mañana, a última hora de la tarde o por la noche.

Las entregas fuera de las horas punta ofrecen varias ventajas, como la reducción del tiempo de conducción, del consumo de combustible y de las emisiones de CO2. También incrementa el uso del vehículo. En comparación con el diésel estándar, se puede lograr una reducción óptima de CO2 de hasta el 92% en emisiones de CO2.